La crítica de “Ocio y más Madrid”.

Lo que más inquieta de “Atentado” -pieza teatral creada por Félix Estaire y codirigida por él mismo junto a Xus de la Cruz cuya temática gira en torno al terrorismo de forma completamente respetuosa- es que la realidad supera a la ficción. A lo largo de toda la representación presenciamos lugares comunes que no nos resultan ajenos ni extraños, sino todo lo contrario. Este espejo alejado del esperpento refleja debates en torno a las líneas rojas que se sobrepasan en el mundo de la política y del periodismo. Se agradece -y mucho- que el guion no caiga en lo fácil y que nos muestre una jefa de informativos -interpretada magistralmente por Eva Rufo– que demuestra ética, principios, valores y dudas, dignificando la profesión periodística sin esbozar una caricatura ni optar por el manido corporativismo que degrada a cualquier trabajo. Y es que manzanas podridas las hay en todos los sitios…

María Morales encarna a Helen, jefa de comunicación de un partido político. Ella se erige en brazo ejecutor de las acciones decididas por el “presidente”. De alguna forma se convierte en títere de un gobierno para el que la verdad y la honestidad no importan aun cuando existan víctimas colaterales. Un análisis exhaustivo de la situación extrema a la que se enfrenta -no haremos spoilersnos permite empatizar -que no simpatizar- con los argumentos que esgrime para defenderse frente a un desenlace que puede ser fatal: ella se rige por la disciplina de partido. Y dicha disciplina no justifica el atentado que da nombre a la obra pero sí que plantea la duda espinosa de si lo promueve y lo fomenta. Como si dicho atentado fuese una manifestación perversa de un karma corrupto que devuelve con la moneda del terror el precio que se debe pagar por la mentira y la manipulación.

Ángel Ruiz, en el papel de Marc, camina en la cuerda floja y su interpretación resulta decisiva y enriquecedora en esta historia de intriga, de suspense. Un personaje lleno de matices, con un pasado que nos ayuda a contextualizar su presente.

Mención especial merece el magnífico trabajo del equipo artístico formado por Alessio Meloni, que firma la escenografía; Lola Barroso, responsable el diseño de Iluminación; Sandra Vicente encargada del diseño de sonido; y Vanessa Actif, artífice del diseño de vestuario. La recreación de la sala del museo es brillante, con unos cuadros que realmente parecen lienzos pero que se transmutan en espacios translúcidos donde se desarrolla este thriller en el que los juegos de luces y los sonidos inesperados trufan una pieza teatral totalmente recomendable.

“Atentado” se representa en el Teatro Español hasta el 16 de febrero.