La crítica de “Ocio y más Madrid”.

“Instrucciones para caminar sobre el alambre” -de QY Bazo, Juanma Romero y Javier G. Yagüe- es un relato descarnado de una sociedad deshumanizada que convierte el trabajo en un nido de frustraciones, en un veneno tóxico que anega y hunde a las personas en nuevas formas de esclavitud institucionalizadas, donde el látigo de antaño es sustituido por la pérdida de dignidad y la precariedad.

Alba deposita su vocación como trabajadora en un proyecto en el que la bicicleta se convierte en metáfora del avance de las ilusiones pero de la que cae y se levanta malherida. El placer, la alegría y la satisfacción que le debería proporcionar una actividad laboral se desmorona por la desilusión, el estrés y la ansiedad de trabajos “basura” por su remuneración, por los jefes autoritarios y porque la sociedad aparta a aquel que “no traga” con la explotación, con el terrorismo laboral. Es entonces cuando surge la estigmatización: se habla de trabajadores problemáticos cuando en realidad estamos ante personas que no quieren someterse a un trabajo que no es digno, a las injusticias de un mercado laboral degradante. Este contexto nos hace preguntarnos como espectadores: ¿para cuándo pedir referencias de las empresas que perpetúan esas malas prácticas, que son las que realmente merecen esa estigmatización?

“Instrucciones para caminar sobre el alambre” plantea otros muchos temas candentes de la sociedad actual: la locura, el suicidio, las graves carencias del sistema sanitario -que provocó risas en el público por el certero retrato esbozado-, la figura del becario -con sus luces y sus sombras-, los reproches, las relaciones familiares conflictivas, el feroz destructor mundo del marketing

No queremos concluir esta crítica sin reconocer el magnífico trabajo realizado por los intérpretes: Marina Herranz, Rosa Manteiga, Javier Pérez‐Acebrón -nos gustó especialmente su personaje, como sufrido hermano, por sus variados matices y credibilidad-, Guillermo Sanjuán y Aitor Satrústegui.

“Instrucciones para caminar sobre el alambre” se representa actualmente en la Sala Cuarta Pared.