La crítica de “Ocio y más Madrid”.

“Todas las noches en un día” -cuyo autor es el prestigioso Alberto Conejero- basa su fuerza y proyección en el magnífico trabajo realizado por sus protagonistas, junto con la evocadora ambientación musical de Luis Miguel Cobo y la inquietante escenografía de Mónica Boromello.

Carmelo Gómez es Samuel, el jardinero entre taciturno, introvertido, protector y trovador, enamorado de Silvia -papel interpretado por Ana Torrent-, quien desaparece en extrañas circunstancias y por ese motivo la policía le interroga.

El amor de Samuel es casi enfermizo, y la persona depositaria de su afecto encierra múltiples secretos e infiernos internos, algunos de ellos sugeridos sutilmente pero que desvelan potenciales monstruosidades y trágicos sucesos. El invernadero recoge conversaciones nada amigables y reproches de almas atormentadas, con un destino fatal que se presenta aciago para ambos. El amor aquí es tóxico, doloroso, malsano, de dos seres que no conocen otra felicidad que no sea la dependencia mutua y recíproca, enarbolando la bandera de la tragedia. Samuel y Silvia escupen verdades a medias, reproches, con una poesía que adormece la coherencia y desata lo más oscuro de la condición humana. Desde la piedad, la caridad mal entendida y la condescendencia más arbitraria.

La obra es capaz de mostrar las luces y sombras de la existencia, de seres minúsculos atrapados en una vorágine de sentimientos que miran de soslayo un imposible final feliz, con heridas que repugnan, con almas devastadas suspendidas en un limbo infernal.

“Todas las noches en un día” sugiere más que muestra. Como “thriller” requiere de la atención del público para reconstruir las piezas de este rompecabezas, esta amalgama de sospechas. El espectador se convierte de este modo en “la reina de la noche”, en el cactus que respira hacia adentro, sin hacer ruido, con un nudo en la garganta, apesadumbrado por la centelleante poesía de un amor que no es tal.  

“Todas las noches en un día” se representa actualmente en el Teatro Bellas Artes.